Si en estos momentos no eres la empresa líder en tu sector no debes nunca tomar la decisión de bajar el precio para AUMENTAR TUS VENTAS.

Quien tiene un comercio y lo único que hace es vender un producto tal cual que te llega de fábrica y lo vendes sin más, ese comercio va a desaparecer. ¿Por qué?, porque están las “GRANDES CADENAS” e “INTERNET”, que son los que pueden competir por precio ya que manejan grandes volúmenes.

Sin embargo, el comercio tiene una herramienta que en la mayoría de los casos no es consciente que la tiene y que le permite diferenciarse de esos dos grandes competidores y son las EMOCIONES. Debes de tener en cuenta que actualmente ni «internet» ni las «tecnologías» hoy en día pueden conseguir el nivel de EMOCIONES que se puede conseguir de forma “presencial”. Nadie más que el propietario de un comercio va a tener más interés, ganas y va a poner más énfasis en crear esas EMOCIONES a un cliente que el que pueda ofrecer un empleado de una gran compañía o a través de una página web o tienda on line.

Posiblemente, si estas leyendo este artículo y eres propietario de un comercio y tú no eres quién atiende a tus clientes, sino que lo hacen empleados contratados, te puedes estar preguntando: ¿qué hago entonces?. En estos casos la solución es evidente, cuidar y motivar a tus empleados (tus comerciales), de ellos depende transmitir esas EMOCIONES y en consecuencia el éxito de negocio.

Atiende a estos datos: la decisión de compra se basa en más de un 80% en los factores emocionales y el resto en el precio. De tal forma que en manos de ti y de tus empleados dependen tus ventas y el futuro de tu negocio.

Recuerda. Si todavía no eres la empresa líder y decides bajar precio, desde ese día que lo decidas empezarás a enterrar tu empresa. Piensa en trabajar la EMOCIÓN de tus clientes de forma presencial.

Llegados a este punto. ¿Vas a seguir compitiendo por PRECIO o por DIFERENCIACIÓN?

¿Qué te ha parecido? Compártelas y enriquece el debate comentando en este articulo