Estos 4 consejos posiblemente no te los hayan contado nunca. Te aseguro que si los aplicas vas a empezar a ver el concepto de las ventas con el mismo cristal que lo hacen los empresarios de éxito.

Vamos al grano.

PRIMER CONSEJO. Rompe la BARRERA DE LA CONFIANZA. Hazte la siguiente pregunta; ¿Por qué te van a comprar a ti la primera vez si no te conocen?. Una solución muy efectiva es: ofrecerle una OFERTA IRRESISTIBLE. Las características para esta oferta son: “tiene que costar poco dinero o gratis”, “tiene que llevar poco tiempo” y “tiene que suponer poco esfuerzo”. De esta forma podrás establecer el primer contacto rompiendo esa BARRERA DE LA CONFIANZA.

SEGUNDO CONSEJO. VENDE EMOCIONES y no vendas tu producto o servicio. ¿Sabías que en la inmensa mayoría de las ventas, la parte IRRACIONAL de tu cliente es el que decide realizar la compra? ¿y que la parte RACIONAL lo que hace es justificar la compra una vez que la ha realizado.

TERCER CONSEJO. No trates de dirigir todos tus esfuerzos a vender a todo el mundo. Define cual es tu CLIENTE IDEAL, conócelo bien y céntrate solo en él. Trata de identificar que le gusta, que aficiones tiene, que le preocupa, etc. de esta forma estarás consiguiendo información de valor con la que poder identificar como ofrecerle tu producto o servicio en su lenguaje y orientándolo en lo que le interesa o le preocupa.

CUARTO CONSEJO. Lo que tu opines de tu producto o servicio NO VALE NADA. Lo única opinión que vale es la de tu cliente. Este es un error muy común, la mayoría de los emprendedores y empresarios de todo el mundo están enamorados de su producto o servicio y creen que el público también lo va a estar. Y es todo lo contrario, tienes que pensar y sentir como lo haría tu cliente. Trata dar respuesta a la siguientes preguntas: ¿Qué les ha hecho decidir la compra?, ¿Qué problema les soluciona?, ¿Por qué te lo compran a ti?. A partir de estas respuesta, diseña tu discurso comercial.

¿Qué te ha parecido? Compártelas y enriquece el debate comentando en este articulo